Biografía

Gabriel Sopeña Nació en el zaragozano barrio de Casablanca y comenzó su carrera discográfica en el año 1983, en el disco homónimo del grupo Golden Zippers primer proyecto de su íntimo amigo de la infancia, Mauricio Aznar, con quien colaboró -como compositor, segunda voz, armónica, co-productor y guitarra- en todos sus discos con el grupo Más Birras y, posteriormente, hasta su muerte en el 2000.

Desde el año 1979, Sopeña había liderado otra de las bandas pioneras del rock aragonés: Ferrobós, formada por Jesús Trasobares (guitarra y segunda voz), Eduardo Jimeno (bajo), Sergio García (batería) y el propio Sopeña (guitarra, piano y voz). En 1980 ganaron el Primer Concurso de Rock Ciudad de Zaragoza, ex aequo con Doctor Simón y los Enfermos mentales. Con una intensa actividad en directo y diversas colaboraciones en discos recopilatorios, el grupo grabó su único disco en solitario Círculo de fuego, en 1988.

Tras la disolución de Ferrobós en 1989, Gabriel Sopeña y Jesús Trasobares (guitarra), acompañados por José Antonio Coronas (bajo y voces), Gavilán Hernandez (batería y voces) y Manolo Enguita (saxo y percusión), crean El Frente. En 1991, con la compañía donostiarra Es3, bajo la dirección de Iñaki Altolaguirre, publican Otro lugar bajo el sol, con los temas Otro lugar bajo el sol/Toque de queda, como disco sencillo de promoción. En 1992, con la misma compañía, se edita Barcos su segundo y último trabajo, que tuvo como single Volver a caer por amor. A pesar de las buenas críticas a sus discos y sus directos -con dos amplias giras nacionales-, Gabriel Sopeña disolvió el grupo e inició su carrera en solitario y su ininterrumpida colaboracion con Loquillo hasta hoy.

Precisamente a través de Iñaki Altolaguirre (productor A por ellos, que son pocos y cobardes), comienza su relación profesional y su íntima amistad personal con José María Sanz, Loquillo. Para el disco de Trogloditas Hombres entrega un tema, clásico ya en la carrera del cantante catalán: Brillar y brillar, además de colaborar como músico en el disco, con voces y armónica. Después, en 1993, colaborará con la banda en Tiempos asesinos, como coautor con Loquillo de las canciones El renegado (sin esperanza de vuelta), John Milner, El hombre de negro, de Johnny Cash, en adaptación de Sopeña, además de ocuparse de la segunda voz, coros, armónica y guitarra ocasional. Como autor o músico, Sopeña ha colaborado posteriormente en todos los proyectos de Loquillo con sus bandas -con la única salvedad de La nave de los locos (2012)-, hasta la actualidad.

1994 supuso un punto clave de inflexión para la colaboración artística entre Loquillo y Sopeña. La edición en EMI de La vida por delante. 12 poemas musicados por Gabriel Sopeña– obtuvo el Disco de oro (50.000 copias vendidas) en el año 1996. Una amplia gira nacional, en teatros y locales de medio aforo, permitió defender este repertorio, con una banda formada por Sergio Fecé (piano, teclados, coros, dirección musical), Jordi Pegenaute (guitarra eléctrica, coros, dirección musical), Josep Simón (bajo, sustituido posteriormente por David Mengual, bajo y contrabajo), Enric Illa (batería), Xavier “Liba” Villavecchia (saxos, flauta), además del propio Gabriel Sopeña (guitarras acústicas, mandolina, piano, armónica y voz) y Loquillo como líder. El disco fue reeditado el 7 de junio de 2011, remasterizado y con comentarios de Luis Alberto de Cuenca y del propio Sopeña, en un cofre que incluye temas extra y un recital íntegro en directo en TVE). Tras este proyecto de poesía musicalizada, Con Elegancia (1998) –que también concluyó en una larga gira por España, con los músicos citados-, Mujeres en pie de guerra (2005, banda sonora del documental homónimo, dirigido por Susana Koska) y Su nombre era el de todas las mujeres, con Loquillo interpretando la poesía del maestro Luis Alberto de Cuenca, con música de Gabriel Sopeña, fue presentado por el solista de El Clot por una treintena de teatros españoles, durante el invierno de 2011 y la primavera de 2012.

En 1995 Sopeña produce la canción Para piel de manzana, que interpreta Loquillo, dentro del disco-homenaje a Joan Manuel Serrat (Serrat, eres único, ), y colabora como cointérprete de la canción Perfume de Carnaval, del poeta argentino Peteco Carabajal, en el disco de Mauricio Aznar y Jaime González, De la noche a la mañana (1995). Este mismo año se embarca –como compositor, músico y productor- en un nuevo proyecto de musicalización poética: Universo en Ciernes (sobre poemas de la escritora y periodista Mari Pau Domínguez), un libro-disco, lujosamente editado por El Europeo, e interpretado por Víctor Manuel, Cristina Lliso, Magüi Mira, Ana Belén, Loquillo, Luis Eduardo Aute, Aurora Beltrán, Mauricio Aznar, Javier Ruibal, Mercedes Ferrer, Miguel Ríos, Carmen Linares, Pedro Guerra y Emilio Gutiérrez Caba y el propio Gabriel Sopeña.

En Septiembre de 1996 y tras una serie de conciertos en los que reunió sus mejores canciones, Gabriel Sopeña viajó a Colombia, como representante de España en el Certamen Latinoamericano de Poesía, que tuvo lugar en Santafé de Bogotá. Allí –además de ofrecer un recital ante 4000 personas en el Parque de la Independencia- también tuvo ocasión de dar a conocer su obra literaria, que para entonces ya contaba con títulos como: Arras de Luzbel (1982), Sortilegio del ruido (1984), Compendio de alardes (1989), La noche del Becerro (1995) y Pálpitos del entretiempo (1996). El éxito obtenido facilitó que en la primavera siguiente (1997) cruzase nuevamente el Atlántico para ofrecer una nueva gira en solitario por América Latina –acompañado únicamente por su guitarra, piano y voz-, sumando así su canto al de quienes en condiciones difíciles trabajaban por la defensa de los derechos humanos.

En Septiembre de este mismo año aparece, editado por Columna Música, el disco homenaje al músico norteamericano –y buen amigo de Gabriel- Jackson Browne Cántame mis canciones: en él, Sopeña adapta e interpreta Cielo negro y azúl (Sky Blue and Black) junto a Bonnie Raitt y Pat Macdonald; y colabora -con su guitarra y armónica- también al lado de Loquillo en Cocaína.

A su regreso en 1997, Sopeña se trasladó a Barcelona para trabajar en su único disco en solitario hasta 2017, Mil kilómetros de sueños. Con la dirección y producción de Jordi Pegenaute, y la colaboración especial de Loquillo (voz solista en John Milner) y Robert Le Gall (del grupo Gwendal, violín y mandolina), el trabajo gozó del favor unánime de la crítica y de una gira por teatros y locales de aforo medio.

En la década de 1999 a 2009, varios proyectos corales de envergadura, compuestos, interpretados y dirigidos por Sopeña. Primeramente, Orillas, fraguado durante dos años (1996-1997). La obra contiene trece poemas de mujeres de ambas orillas del Atlántico, que él mismo se encarga de musicalizar. Las canciones fueron interpretadas por Ludmila Mercerón, Elena Rubio, María José Hernández y Carmen París; con Jordi Pegenaute liderando la banda. Como epílogo, Gabriel, que también se ocupó de las guitarras, la dirección artística y los comentarios, interpreta la canción, Mujeres de ambas orillas compuesta especialmente para esta obra. Después, Una ciudad para la paz (2000)–que incluía versos de Ibn Arabí, Vázquez Montalbán, Ivan Malinowski o Gioconda Belli-, con la participación de las musas de Orillas, a las que se suma María Pérez Collados y una constelación de músicos de todos los continentes, bajo la dirección de Sopeña; además, Cuando tú me leas (2006), una adaptación de los poemas del escritor aragonés Miguel Labordeta al formato de canciones; el disco colectivo De azúcar y viento (Prames, 2007) –donde colabora con la gran cantante nicaragüense Norma Helena Gadea, entre otros muchos artistas. En fin, Estaciones (2010) -dedicado a los niños, basado en el ciclo del año- y Cancionero Libertario, 2009) -un amplio disco libro que recupera y actualiza viejas canciones libertarias de Europa y América, con textos de Julián Casanova y Plácido Serrano, con dirección musical de Sopeña y de Mauricio Villavecchia– son sus últimos proyectos corales.

El grupo de folk oscense Olga y los Ministriles publicó, en 2014, el disco Es a veces amar, con once canciones musicadas por Gabriel Sopeña sobre poemas de autores aragoneses.

Como productor, destacan el disco La mitad del Mundo/A medade do Mondo, que realizó para la diva brasileira María Creuza (1999); y dirigió igualmente el trabajo Luna del Pilar, del juglar argentino Ariel Prat (2006)

En su larga trayectoria como compositor, además de los citados, numerosos artistas han dado voz a su repertorio en España: Héroes del Silencio, Enrique Bunbury, José Antonio Labordeta, María del Mar Bonet, Los Rebeldes, Manolo García, entre otros), habiendo colaborado igualmente con destacados compositores, cantantes y músicos internacionales, aparte de los ya mencionados: Boz Scaggs, Hugh Cornwell, Ondřej Soukup o Lucía Šoralovà, por ejemplo.

Ha compuesto para la música de la tragicomedia musical Misiles Melódicos (2005), con libreto de José Sanchis Sinisterra; y la adaptación del musical Juana de Arco, de los compositores checos Ondřej Soukup y Gabriela Osvaldová (2006), con la estrella eslovaca Lucía Šoralovà como protagonista. Ha compuesto sintonías (suya es la de la emisora pública Aragón Radio), para teatro (Leonce y Lena, de Georg Büchner, 2005), documentales (Memoria del Cine, de Ángel Gonzalvo, 2001) cortometrajes (Colores, de Kike Mora, 2003, reeditado en 2010) y cine (Vindicación, de Susana Koska, 2004).

Durante el año 2008 fue presentador y coguionista de la serie documental Música y Patrimonio, rodada en HD para Aragón Televisión. Actualmente, dirige y presenta el programa de cultura semanal Canal Saturno.

Como obra poética reciente: La Noche del Becerro (Olifante, 1995), El Cantar de los destierros (Prames, 2000) y Buen tiempo para el deshielo (Lola editorial, 2003); y su último libro, Máquina Fósil (Olifante), editado en mayo de 2011.